ITALIA, RESIDENCIA PARTICULAR EN EL LAGO ALSERIO

Una sorprendente compenetración de volúmenes nítidos y rigurosos es el rasgo distintivo de esta fascinante residencia particular.

La arquitecta Annalisa Mauri ha diseñado un proyecto con una fuerte impronta contemporánea, pero absolutamente respetuosa con el contexto, una pequeña ciudad a orillas del lago Alserio, en el suave y accidentado paisaje de Brianza.

La morfología del lugar ha influido con toda seguridad en el desarrollo del edificio, que se articula a través de volúmenes geométricos bien definidos caracterizados por grandes ventanales corredizos y parapetos de vidrio, que ofrecen una perfecta continuidad entre el hábitat interno y el externo.

El nombre de «Villa Aghe» tiene origen friulano en homenaje a la señora de la casa y significa «agua» porque este elemento juega un papel decisivo, como lo demuestra la presencia de dos piscinas, una situada en el exterior y otra en el interior de la casa, para recrear un rincón íntimo de relajación con las dos tumbonas Atlante.

Pero es seguramente la luz el elemento más prodigioso de este proyecto, una luz que invade la casa a todas horas del día y que hace que la riquísima colección de plantas de interior –en su mayor parte especies raras de plantas suculentas– prospere de manera exuberante.

Para reforzar el vínculo ideal entre el interior y el exterior, se ha recurrido a las opciones de interiorismo que recrean una serie de ambientes diseñados para que toda la familia pueda disfrutar plenamente de cada uno de los espacios, en todas las estaciones.

El cuerpo principal del edificio está dedicado a la sala de estar de altura completa con una chimenea espectacular que conecta las plantas baja y alta.

Cerca de la chimenea se ha colocado un sofá lineal Gregory, tapizado en un elegante tono de verde, un color que también se ha elegido, en un tono diferente, para la tapicería del gran sofá esquinero, de nuevo el modelo Gregory, que domina la gran sala de estar en el piso superior en combinación con el sillón Joyce, la mesa de centro Fly y el pouf Tessa.

En el espacio adyacente hay una gran mesa de comedor Iseo con sillas Echoes con una delgada estructura de metal y tejido de paja de río.