Afuera, el paisaje; adentro, la atmósfera. Afuera, el encanto de la naturaleza que se deja admirar en toda su majestuosidad; adentro, la intimidad y la calidez de una alcoba.