La excelencia del Made in Italy

Una identidad de valor cien por cien italiana. Una historia de éxito cien por cien italiana. Un solo país, Italia, donde los productos se piensan y se fabrican. Un solo centro de producción, en Meda, donde todo se fabrica según el criterio “kilómetro cero”. Todo está hecho en Italia, todo está hecho en Meda.

“Hemos seguido siendo fieles a nuestra identidad con perseverancia y determinación, y hemos alcanzado un prestigio con el tiempo en países lejanos. La comparación con diferentes modelos culturales nos ha enriquecido realmente mucho y nos ha acostumbrado a estar abiertos a lo nuevo. Pero nuestro producto no ha recibido ninguna influencia.” “A nuestros clientes les encanta que nuestros productos están hechos en Italia y son resultado de una mezcla alquímica de elegancia, comodidad y sobriedad. Eso es lo que se espera de nosotros. Eso es lo que seguimos ofreciendo a nuestros clientes, porque lo tenemos en nuestro ADN y no nos cuesta ningún trabajo.”

“Flexform es una empresa Made in Italy incluso a la hora de seleccionar a los artesanos que trabajan en la producción. “Nuestros sofás, nuestros muebles requieren mucho saber hacer, esa ‘sabiduría de las manos’ que se necesita para crear un producto con un nivel de calidad de fabricación tan elevado.” La zona de la Brianza donde trabajamos es un lugar especial para el mundo del mueble y goza de un gran número de artesanos cualificados que poseen los conocimientos y la experiencia necesaria, una habilidad que se transmite de generación en generación y que hace que el producto sea único e irrepetible.”

La tutela del Made in Italy también pasa por la cadena de proveedores. Pieles, telas, maderas, metales y materiales de relleno se seleccionan con criterios estrictos. Puesto que Flexform es famosa en el mundo por sus sofás de cojines anchos y suaves que representan su estilo, prestamos una gran atención a la calidad de las plumas y del relleno de los cojines. Los cojines, además de evocar belleza, ligereza, calidez y suavidad, están garantizados y certificados. Hay un deseo de Italia en el mundo. El diseño italiano destaca por representar un estilo de vida, calidad y honestidad intelectual. Si la excelencia de los productos tiene que ver con la calidad de fabricación, no es menos cierto que la gran ventaja competitiva italiana es la belleza. Y la belleza crea belleza, como en la sucesión de las colecciones Flexform. La belleza dura a lo largo del tiempo y no pasa nunca de moda. Así es el estilo italiano de Flexform. Leve, mesurado y orientado a un mercado que no se mueve por la necesidad, sino por el deseo que un objeto es capaz de provocar.