En el punto de confluencia entre los ríos Sava y Danubio, donde el territorio de la península balcánica encuentra la llanura panónica, surge una de las ciudades más antiguas de Europa, Belgrado, en el corazón de la Serbia central. Situado a pocos pasos de plaza Slavija y del templo dedicado a San Sava, el Hilton Belgrade ofrece una serie de servicios entre los que destacan el célebre restaurante y un bar Sky Lounge en el último piso, con vistas envidiables sobre la ciudad.

Los huéspedes del hotel y los visitantes ocasionales pueden saborear sus cócteles preferidos plácidamente sentados en los taburetes Feel Good que rodean la escenográfica barra o bien descansar en los confortables sillones Guscio, también diseñados por Antonio Citterio. Contribuyen a crear una atmósfera íntima y refinada a toda la sala las graciosas butacas Gelsomina con estructura de fresno natural y las butacas Barchetta de armonioso diseño que acompañan las mesas del restaurante “Two Kings”.